Unión Nacional de Juristas de Cuba

El Derecho al servicio del pueblo

Usted está aquí

Publicado: Febrero 25, 2020

Fidel, el nombre que corre de boca en boca por estos días en que el mundo grita por solidaridad

Cuando leo noticias como esta siempre recuerdo a Fidel. ¡GRACIAS FIDEL!

(Rodney)

Jam√°s nuestra solidaridad faltar√° a ning√ļn pa√≠s del mundo. SOMOS INTERNACIONALISTAS HASTA LA M√ČDULA.

(Ria)

FIDEL que tanto nos ense√Ī√≥ e inculc√≥ con su ejemplo ser solidarios y compartir lo que tuvi√©ramos, en estos d√≠as lo recuerdo mucho, as√≠ tiene que ser, compartir nuestros m√©dicos, nuestras experiencias, VIVA CUBA, VIVA FIDEL. Eso s√≠ es defensa de los derechos humanos, con hechos, no con teque.

(Cubanafidelista)

¡Gracias a FIDEL! Gracias a sus ideas inteligentes, nutridas de amor, tenemos la mejor vacuna para enfrentar cualquier pandemia: La Revolución armada con un ejército de ciencias para salvar al pueblo de Cuba y a otros pueblos del mundo

(Oderlina Cobas Ortiz)

En los √ļltimos d√≠as en que el mundo contiene el aliento y no es posible predecir las consecuencias de la pandemia en que vivimos, nuestra isla se vuelve noticia y se coloca en el panorama internacional como la peque√Īa naci√≥n de coraz√≥n grande.¬†Cuba ha sido la causante de algunas de las noticias m√°s alentadoras en los tiempos que estamos viviendo:

  • El trasbordo el 18 de marzo de los pasajeros del¬†crucero brit√°nico MS Braemar,¬†quienes, desde el 8 de marzo, estaban confinados con cinco casos positivos a la COVID-19, mientras otros pa√≠ses les negaban ayuda.
  • La selecci√≥n por las autoridades sanitarias chinas del¬†interfer√≥n cubano¬†alfa 2B (IFRrec), entre otros 30 medicamentos para combatir la COVID-19.
  • La llegada de delegaciones m√©dicas cubanas a¬†Venezuela¬†y¬†Nicaragua¬†para apoyar la estrategia de contenci√≥n de la COVID-19.
  • La presencia en el coraz√≥n de la golpeada Lombard√≠a italiana de una brigada de 52 m√©dicos y enfermeros cubanos trabajando en condiciones de campa√Īa.
  • La solicitud de pa√≠ses en Am√©rica Latina y el Caribe, Europa, √Āfrica y Asia de contar con¬†personal cubano especializado¬†en el enfrentamiento a enfermedades transmisivas.

Y mientras estas noticias salen a la luz, un nombre corre de boca y en boca y se posiciona en muchísimos de los miles de comentarios que Cubadebate recibe diariamente: Fidel.

El hombre que dijo:¬†‚ÄúM√©dicos y no bombas‚ÄĚ,¬†el l√≠der que vaticin√≥ que este ser√≠a un pa√≠s de hombres de ciencia y que conmin√≥ a los cient√≠ficos cubanos, all√° por los a√Īos ochenta, a hacer el interfer√≥n,¬†el medicamento cuyo potencial ayud√≥ a tratar¬†la COVID-19 en China.

Cuba obtuvo el pasado a√Īo 514 resultados cient√≠ficos significativos, muchos en el campo de la salud humana. Funcionan en el pa√≠s 33 programas nacionales de ciencia, tecnolog√≠a e innovaci√≥n, en los que laboran casi 90 000 personas, de ellas 7 000 investigadores.

A pesar de la carencia de combustible y limitaciones financieras, una de las m√°s visibles expresiones de las genocidas medidas de bloqueo contra el pa√≠s, el pasado a√Īo¬†la econom√≠a cubana planific√≥ un 23% de m√°s financiamiento para la ciencia con respecto al 2018.

Existen en el país 222 entidades de ciencia, tecnología e innovación y 54 universidades. En la entidad productora del interferón, BioCubaFarma, laboran 20 000 trabajadores en 34 empresas de alta tecnología. Todo eso y más, es el sustento de las noticias que corren por el mundo sobre los medicamentos cubanos que ayudan a combatir la COVID-19.

cuba

Pero ¬Ņc√≥mo sucedi√≥ todo aquello?¬†¬ŅQui√©n fue Fidel, el nombre que corre de boca en boca por estos d√≠as en que el mundo grita por solidaridad?¬†¬ŅC√≥mo era la persona que trabaj√≥ al lado de esos cient√≠ficos? Revisemos algunos de esos momentos desde los testimonios de una mujer que vivi√≥ su vida profesional al lado del l√≠der de la Revoluci√≥n, la destacada investigadora cubana¬†Concepci√≥n (Conchita) Campa Huergo.

cuba

“Fidel era un científico, además de tantas cosas. Lo conocí en el Centro de Inmunoensayo y en el Centro de Biogenética y Biotecnología.

“Una vez estábamos en una exposición de Salud para todos y yo estaba al lado de un equipo que habíamos inventado, que en realidad no estaba nada bien, cuando él pasó y dijo:

‚ÄďPero, ¬Ņesto para qu√© ustedes lo van a usar?

‚ÄďPara hacer la vacuna de la¬†meningitis.

Y se molest√≥ y dijo:¬†‚ÄúEsto es una cafetera, esto no es lo que yo quiero que usen ustedes para la biotecnolog√≠a y la ciencia‚ÄĚ.

Entonces se fue, siguió el recorrido y cuando terminó dijo:

‚ÄďLl√©venme de nuevo a la muchacha para pedirle disculpas.

‚Äú¬°Y era yo la muchacha!‚Ä̬†Lo curioso es que √©l vino a pedirme disculpas porque se hab√≠a molestado.¬†Me puse muy nerviosa.

A Fidel también le llamaba muchísimo la atención que las personas nos pusiéramos nerviosas frente a él. Decía:

‚Äď¬ŅPero por qu√© se ponen nerviosos?

‚Äú√Čl era muy grande, pero no era capaz de darse cuenta‚ÄĚ.

‚ÄúEn otro momento, cuando ya est√°bamos desarrollando la vacuna de la meningitis, hac√≠a falta comprar unas tecnolog√≠as que eran caras. Un d√≠a estuvimos horas sacando cuentas de cu√°ntas ultracentr√≠fugas hac√≠an falta.¬†Pero como eran tan caras, cuando me pregunt√≥ me dio pena decirle el n√ļmero y le dije otro n√ļmero inferior.

‚ÄúAl rato nos hizo dos preguntas: cu√°nto rinde y cu√°ntos mililitros echa. Le di dos n√ļmeros nada m√°s y me dijo: 'No, ustedes necesitan 10 ultracentr√≠fugas'. Y era exactamente la cifra que la cuenta me hab√≠a dado. Yo me qued√© pasmada.¬†Qu√© capacidad de c√°lculo ten√≠a Fidel. Todo lo anotaba.

“En esa misma línea, cuando ya la vacuna se produjo y se vendió a Brasil, estuvo con nosotros diariamente, al tanto de qué necesitaban las personas que trabajaban día y noche para hacer esas vacunas. Un día le preguntó a alguien:

‚Äď¬ŅQu√© es lo que extra√Īas de estar tanto tiempo aqu√≠?

‚ÄďYo lo que extra√Īo son los helados Coopelia‚Äď le respondi√≥.

A partir de ese día, él mandó helados para los trabajadores que hacían las vacunas, cualquier cantidad. Era de detalles, pero de detalles increíbles. Sorprendía a cada minuto.

“En otro momento, cuando ya se va a negociar para vender la vacuna en Estados Unidos y Europa, en el negocio se puso una condición. Los norteamericanos decían que nosotros no podíamos ganar dinero con la venta de esa vacuna, solo alimentos y medicinas.

“A mí me daba miedo decirle eso porque Fidel no era precisamente la persona que se dejaba poner condiciones. Cuando le dije, a los tres segundos respondió:

‚ÄďLos ni√Īos que se van a salvar por esa vacuna, o los que se van a enfermar, sino se vacunan, no tienen culpa de ese problema.

“Y esos fueron los pollos que vinieron durante el Período especial desde Brasil, canjeados por la vacuna.

‚ÄúAdem√°s, recuerdo una vez que yo ten√≠a que hablar ante un p√ļblico muy grande y Fidel me dijo:

‚Äď¬ŅNo te gusta hablar en p√ļblico verdad? ¬ŅSe te seca la boca? ¬ŅTe pones muy nerviosa? Yo tambi√©n.

‚ÄúY digo yo: '¬ŅQue usted tambi√©n? No me lo puedo creer'. Y me confes√≥ que s√≠, que se asustaba. Fue capaz de hacerme esa confesi√≥n para calmarme‚ÄĚ.

Los testimonios de Concepción Campa Huergo son una transcripción de una entrevista realizada por la Televisión Cubana en 2019.

 



A√Īadir nuevo comentario

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Las direcciones de las p√°ginas web y las de correo se convierten en enlaces autom√°ticamente.
  • Saltos autom√°ticos de l√≠neas y de p√°rrafos.